Ni teletrabajo, ni presencial, Luzán tiene la fórmula ideal

Si algo positivo ha traído la pandemia ha sido el impulso a la implantación del teletrabajo en las empresas. Hasta 2019, en España, resultaba anecdótico acceder a esta modalidad de trabajo. Sin embargo, la crisis sanitaria desatada por el coronavirus ha provocado que esta haya sido, para muchas empresas, la única forma de seguir adelante procurando, al mismo tiempo, preservar la salud de sus empleados.

No obstante, no todo el mundo está conforme con teletrabajar al 100%. De hecho, según revela el II Estudio sobre la seguridad en la vuelta al puesto de Trabajo, realizado por B+SAFE, el 62,2 por ciento prefiere alternar el trabajo presencial y el trabajo remoto. Y es que, para algunos, el teletrabajo ha sido una forma de facilitar cierta conciliación entre vida personal y vida profesional, e incluso hay quienes consideran que esta modalidad ha incrementado su productividad, pero otras personas necesitan verse cara a cara con sus compañeros o tener un espacio de trabajo fuera del hogar y optan por volver a la oficina.

En cualquier caso, lo importante es que tanto la empresa como el empleado lleguen a un acuerdo en el que todas las partes queden satisfechas. En Luzán 5, la apuesta ha sido dejar que sea el propio trabajador el que decida. “Si has demostrado compromiso y has cumplido con tus objetivos en los últimos meses ¿por qué no dejar que elijas la fórmula que mejor te venga?”, explica Antonio Franco, CEO de la consultora.

¿El resultado? El 90% de la plantilla ha decidido seguir trabajando en remoto, aunque tanto la sede de Madrid como la de Barcelona continúan abiertas para todo aquel que quiera realizar allí su jornada laboral.

“Cada persona tiene unas necesidades y unas circunstancias personales”, comenta Antonio Franco. “Nuestro propósito es que los empleados se sientan a gusto y desarrollen su labor en el ambiente más favorable para ellos. No nos importa si es en nuestras oficinas o en su casa. Lo importante es que puedan hacerlo en unas condiciones adecuadas y en las que se sientan cómodos”, añade. “Además, si con ello contribuimos a mejorar la conciliación personal y laboral, mejor que mejor”, indica.

LA FLEXIBILIDAD Y CONCILIACIÓN, LO MÁS VALORADO

Aquellos que se han decantado por el trabajo desde casa destacan, como principales ventajas, el no tener que desplazarse y los gastos que conlleva; la posibilidad de conciliar mejor la vida familiar con la personal o una mayor flexibilidad horaria. Este es el caso de Carlos Zúñiga, Chief Digital Business Officer, quien subraya que “es maravilloso que la compañía deposite esta confianza en sus trabajadores y les permita elegir entre una modalidad u otra. En mi caso, lo que más valoro del teletrabajo es que me permite dedicar más horas a mi familia al evitarme desplazamientos”.

Por su parte, Carmen Rodríguez, Health Consulting Training, “el teletrabajo es muy cómodo, pero tiene la contrapartida de que pierdes contacto con el equipo y la comunicación se complica”. De ahí que, en su caso, considere que la opción ideal es un formato mixto con un 75% de horas presenciales y otro 25% en remoto.

TRABAJO A DISTANCIA

Otra posibilidad que gana terreno en los últimos tiempos es el trabajo a distancia. Es la modalidad escogida por Isabel García, Senior Project Manager, que ejerce desde Galicia y acude a las oficinas únicamente en ocasiones que sí requieren su presencia física. Para Isabel “esta es una apuesta decidida de Luzán 5 por las personas. Es clave apostar por una fórmula mixta y poder realizar tu trabajo desde el lugar que deseas sin prescindir de la presencialidad al 100%”. En su opinión, “es una forma de apostar por un modelo de trabajo innovador en el que priman las personas y los resultados.”

TRABAJO EN EQUIPO, CALIDEZ HUMANA Y PRESENCIALIDAD

Pero, también los hay que prefieren seguir yendo a la oficina. Para Ximena Galvis, Methodology Meetings Consultant, la flexibilidad que ofrece Luzán 5 significa 3 palabras: “confianza, entendiendo que reconocen en mi la responsabilidad y la capacidad de atender cualquier situación aun cuando no esté presencialmente desempeñando mi trabajo; comprensión, porque la empresa reconoce las necesidades de cada uno de los trabajadores y facilita equilibrar la vida laboral y la personal con todo lo que ello implica; y adaptación ya que la empresa da respuesta a  las demandas sociales actuales y los nuevos esquemas de trabajo híbrido que cada vez toman mayor relevancia”.

Ximena asegura que lo que más valora de poder ir a la oficina “es la oportunidad de trabajar en equipo, de compartir un café y de tener al lado a tus compañeros de trabajo. Gracias a esto he podido conocer en detalle Luzán y, a pesar de llevar menos de un año en la empresa, estar presencialmente me ha permitido disfrutar de la calidez humana y el compromiso que se vive en la oficina”.

¿Y QUÉ GANA LUZÁN?

Desde el inicio decíamos que se trata de un acuerdo en el que empresa y trabajadores han de estar de acuerdo. Entonces, ¿qué gana una empresa dejando la decisión en manos de sus empleados? La respuesta es que gana tanto o más que la plantilla, porque consigue atraer y retener talento logrando que el trabajador sienta una mayor motivación, confianza y compromiso en su trabajo. Además, así Luzán es consecuente con su filosofía de poner en el centro a las personas, cuidando de ellas para que vivan mejor.